jueves, 26 de noviembre de 2009

Tribuna publicada en el diario La Rioja 26-11-09

EL PACTO EDUCATIVO Y LA ENSEÑANZA CONCERTADA.

El pacto por la educación anunciado por el Ministro de Educación, ha levantado muchas expectativas. Pero también está generando mucho escepticismo, debido en parte a que el Ministro de Educación abre, cada día, un nuevo frente de debate. Al pacto por la educación ha seguido la posibilidad del bachillerato de tres años y casi inmediatamente la extensión de la enseñanza obligatoria hasta los 18 años.
El documento remitido por el Ministerio a los sindicatos y las organizaciones sociales es muy general y muy poco concreto. En su preámbulo se deja bien sentado que la propuesta de pacto “debe servir para reducir la tasa de abandono y fracaso escolar y promover el éxito de los estudiantes”. Propone diez ejes sobre los que articular el debate, más encaminados a combatir los efectos negativos generados por nuestro sistema educativo que a cuestionarse el mismo. Pero puede que ahí, en la peculiaridad de nuestro sistema esté la “madre del cordero”, es decir las causas que generan los efectos negativos a corregir..
En todo caso se está dejando de lado, deliberadamente o no, el debate sobre un modelo educativo, el nuestro, que reproduce la segregación social existente, distribuyendo los niños y niñas en función de su pertenencia a uno u otro nivel económico-social. La doble red existente, enseñanza pública y enseñanza privada-concertada, es el instrumento que sirve a tal fin. En palabras de Vicenç Navarro (Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra ) “España, uno de los países de la U.E.-15 (grupo de países de la U.E. de desarrollo económico similar al nuestro) con mayores desigualdades sociales, tiene el sistema educativo más polarizado por la clase social existente en tal grupo de países”.”En realidad el sistema educativo dual (privado versus público) de España reproduce la estructura social del país, formando dos clases de ciudadanos, los de primera y los de segunda clase”.
España, exceptuando los casos de Bélgica y Holanda, es el país de Europa que más enseñanza privada-concertada tiene. Entre el 30 y el 35% de escolares estudian en centros privados, en su mayoría concertados. Los países Nórdicos, Suiza, Alemania, Austria, tienen sistemas públicos de enseñanza en un 95% y no existen en la práctica centros subvencionados. Son sistemas volcados en fortalecer el sector educativo público, los que mejor funcionan y en los que los jóvenes salen mejor formados. En realidad se puede decir que son sistemas de escuela única y laica. Nada tienen que ver con lo que aquí algunos empiezan a llamar “sistema único y homogéneo” refiriéndose a dos modelos educativos muy diferentes por el simple hecho de ponerles la etiqueta que los engloba a todos como “centros sostenidos con fondos públicos”.
La educación privada-concertada en España supone la tercera parte del alumnado escolarizado, cuando la media en Europa no alcanza el 10%. Éste es el problema esencial de la educación en nuestro país y sólo tendrá solución si se incrementa el gasto educativo (hasta el 7% del P.I.B., ahora estamos en el 4.28%) y se fortalece el sistema educativo público económica, social y culturalmente. Hoy la enseñanza privada-concertada está, como una losa, aplastando y asfixiando a la escuela pública, privándola de unos recursos fundamentales para su desarrollo y fortalecimiento y poniendo en grave peligro su futuro.
Los siguientes datos nos deben llevar a reflexionar al respecto. En la Comunidad de Madrid, el número de centros privados (50.57%) sobrepasa ya a los públicos y se está configurando un mapa de escuela pública para las zonas más atrasadas y para las de renta más baja. En el municipio de renta más alta (Pozuelo de Alarcón) el 80% del alumnado estudia en centros privados-concertados, mientras que en el de renta más baja (Parla) no llegan al 6%.
Entre nosotros, en Logroño, la enseñanza concertada se ha incrementado en los últimos diez años, en más de un 17% poniéndose a la par de la pública, en los tramos concertados .
Así las cosas, se está extendiendo un desasosiego y malestar creciente y generalizado en la enseñanza pública especialmente en las zonas densamente pobladas. Una muestra de ese malestar la tenemos aquí, en La Rioja, donde siete organizaciones del ámbito político, sindical y social, han convocado una concentración el día 2 de diciembre contra la continuada tendencia a la privatización de la enseñanza, la subvención de 600 € al bachillerato de los centros privados y las propuestas de extender los conciertos a la educación Infantil de 0 a 3 años y al bachillerato.
Es inaplazable poner freno a este proceso, a no ser que se pretenda continuar con una enseñanza para ciudadanos de 1ª clase y otra subsidiaria para los de 2ª.
El eje vertebrador de un pacto social y político en materia de educación debe articularse en torno al desarrollo, mejora y fortalecimiento de la educación pública. El pacto no puede ignorar, dejando como está, la financiación de la enseñanza privada, como contrapartida para acallar las continuas exigencias de los sectores más conservadores de la sociedad. En el debate debe abordarse esta cuestión, la financiación de la enseñanza privada. Las organizaciones sociales, políticas y sindicales deberían ponerla en primer plano, exigiendo como medida cautelar la congelación de conciertos.
Este sería un primer paso, imprescindible para emprender un cambio en profundidad de nuestro sistema educativo y que los beneficios individuales y sociales que comporta una enseñanza de calidad lleguen a toda la ciudadanía independientemente de su nivel económico , social y cultural.


No hay comentarios:

Publicar un comentario