domingo, 11 de abril de 2010

El MSEPR exige un cambio en las normas de escolarización.

Artículo del MSEPR publicado en La Rioja el día 9 de este mes.

Por un cambio en las normas de escolarización

Como cada año, en abril, tiene lugar el proceso de admisión de nuevos alumnos en los centros públicos y concertados en La Rioja. Desde el Movimiento Social por la Enseñanza Pública Riojana (MSEPR) reclamamos un cambio en la normativa sobre escolarización que la Consejería de Educación mantiene contra viento y marea, porque configura un modelo de admisión de alumnos opaco y segregador, que favorece la demanda hacia los centros concertados y permite que éstos, sobre todo los grandes, elijan y seleccionen a su alumnado. Como consecuencia, el alumnado con mayores necesidades de atención (inmigrantes, con necesidades educativas especiales y minorías étnicas ) se acumula y concentra en los centros públicos.
El modelo es opaco porque no proporciona información pública suficiente a los padres y madres y carece de un control administrativo efectivo del desarrollo del proceso. La información se circunscribe al ámbito particular de cada centro y no está exenta de resultar sesgada según sean sus intereses. Información sobre posibilidades de plaza, cuotas a pagar, contenidos de la alternativa a la religión, influencia del ideario de centro sobre la enseñanza a impartir, etc, en no pocos casos acabará convirtiéndose en disuasoria y desviando hacia centros públicos alumnado en función de su origen, situación económica y creencias religiosas.
En Logroño, donde establece únicamente dos grandes zonas para Educación Infantil y Primaria y una sola para Secundaria, la normativa favorece descaradamente a la enseñanza concertada. Zonas extensas no añaden ventajas significativas para los centros públicos que reciben su alumnado de su entorno más próximo, calles más cercanas y barrio donde están ubicados. Sin embargo, para los grandes centros concertados resulta vital que la zona sea de la máxima amplitud posible porque así podrán reclutar su clientela hasta en los extremos de la ciudad más alejados. La red de transporte escolar arroja la suficiente luz al respecto. La antigua reivindicación de la patronal de la enseñanza concertada de la zona única es en la práctica un hecho en Logroño.
Es además un modelo segregador. A mayor demanda más posibilidad de selección. Las normas permiten la concesión de un punto complementario, decisivo para inclinar la balanza en el sentido deseado. En los centros concertados ese punto se concede por la condición de 'antiguos alumnos' de los padres o tutores que solicitan plaza. Muchos de esos antiguos alumnos lo fueron de esos centros cuando aún eran centros privados y tenían que ser costeados por quienes tenían suficientes recursos. Esto les otorga hoy, y parece que a perpetuidad, un derecho que les privilegia y se impone por encima de los demás. Así se explica que grandes centros concertados con más de 500 alumnos matriculados no lleguen a escolarizar ni un 2% de alumnado procedente de la inmigración. Algunos centros públicos, en cambio, corren el peligro de convertirse en guetos permanentes si no se toman medidas con urgencia.
Las anteriores afirmaciones no son gratuitas. Los datos sobre escolarización en Logroño las avalan. Las cifras, sacadas del Informe publicado por la Defensora del Pueblo Riojano el curso pasado, son demoledoras. En Educación Infantil y Primaria donde el número de alumnos escolarizados en ambas redes ronda el 50%, la distribución del alumnado inmigrante es totalmente desproporcionada. En la enseñanza pública se escolariza el 74%, en la privada concertada solo el 26%. Esta situación se vuelve dramática si consideramos la evolución que ha tenido la escolarización de ese alumnado en los últimos cinco años. De 818 nuevos alumnos inmigrantes, 711(el 87%) se escolarizaron en los centros públicos; solo 108 ( el 13%) en los concertados. Esta es la realidad y no una leyenda urbana (como repiten incansablemente algunos responsables educativos) que demuestra que la libertad de elección se está convirtiendo en libertad de selección y, en consecuencia, en una segregación intolerable. Desde el MSEPR les retamos a que desmientan la veracidad de los datos aportados.
Así mismo, una vez más, desde el MSEPR reclamamos un cambio drástico en las normas de admisión de alumnos y la centralización de todo el proceso con el establecimiento de una ventanilla única de escolarización. Reivindicación que es un clamor unánime de toda la comunidad escolar de los centros públicos y de una buena parte de la ciudadanía riojana, manifestada reiteradamente con sus movilizaciones en la calle a lo largo de este curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario