miércoles, 23 de junio de 2010

Voces en defensa de lo público

Los servicios públicos reducen las desigualdades
Cuando se compara en el conjunto de países desarrollados la proporción de pobres entre la población y el cómputo de los gastos sociales en la riqueza nacional, el resultado es fascinante.
Jean Gadrey 22-6-2010
Se observa que cuanto menores son estos gastos, mayor es la proporción de personas pobres. En los Estados Unidos, por ejemplo, los gastos sociales no representan prácticamente nada, resultado, la pobreza afecta alrededor del 20 al 25%de los niños. En el lado opuesto, en los países escandinavos, con un 15% de gastos sociales, la proporción de niños pobres baja al 5%. Francia se sitúa en un nivel intermedio y sabemos que, sin gastos sociales, habría sin duda dos veces más de personas pobres. Reducir el montante de los gastos sociales, implica por tanto un aumento de la pobreza en el país. En economía, ¡pocas relaciones causa efecto son tan claras como ésta !

Y, por supuesto, la crisis actual va a agravar considerablemente la situación. La prioridad del gobierno parece ser ayudar ante todo a las empresas, a través principalmente de las exoneraciones de las cotizaciones sociales, y no a los ciudadanos de a pie. Sin duda, el Estado social tiene defectos, pero sigue siendo innegable, a pesar de los ataques de que es objeto actualmente, que es el factor más importante de reducción de las desigualdades. Un reciente informe del INSEE* concluía además que los servicios públicos de sanidad, educación y la vivienda contribuyen dos veces más que las transferencias monetarias, es decir el pago de prestaciones sociales, a la reducción del nivel de desigualdades.

Los servicios públicos son en definitiva el patrimonio de los que no tienen ninguno. Con el desarrollo de las subcontrataciones, de las privatizaciones y de las transferencias a las administraciones locales, el perímetro de estos servicios no cesa de disminuir, so pretexto de hacer economías. Ahora bien, ¡las sociedades privatizadas no proporcionan un servicio más barato ! Cuando se pasa de un servicio público dirigido a todos de una manera igualitaria a un sistema privado donde cada uno se lo costea en función de su poder adquisitivo se desemboca siempre en una sociedad de varias velocidades. ¿Este movimiento es irreversible ? No necesariamente. Lo vemos en la actualidad, por ejemplo, cuando algunos municipios recuperan la concesión municipal del servicio público del agua. Hay que reflexionar en la recuperación del conjunto de regalos hechos a los más ricos, porque la idea de que las arcas están vacías es aberrante. De hecho, por ideología, el poder público cada vez más opta por la impotencia pública.

*Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario