domingo, 14 de noviembre de 2010

El neoliberalismo llega a la escuela

28.10.2010 (enfocant.net)
Hace un tiempo se decía que el estado del bienestar se fundamentaba en tres ejes básicos: el sistema de pensiones, la sanidad y la eduación. Aunque la economía fuera capitalista, había al menos tres aspectos de la vida social que quedaban protegidos por la gestión pública: el mantenimiento de la gente jubilada, una atención médica gratuita y de calidad, y una escuela pública que permitía a todos una formación y, en teoría, su promoción social. Con la excusa de la actual crisis, estamos asistiendo al desmantelamiento definitivo de estos rasgos definitorios del estado de bienestar ya un saqueo cada vez más agresivo, por parte del Capital, de todo lo que sea riqueza pública y colectiva , es decir, la implantación del programa neoliberal que aplican todos los gobiernos con independencia de la etiqueta ideológica que utilicen.

Estos días todo el mundo es consciente de cómo se planea el fin del sistema de pensiones: propuestas de retrasar la edad de jubilación, de recalcular la pensión en función de la cotización, etc. El tema de la sanidad también ha salido a la luz: de vez en cuando nos hablan de que el gasto sanitario es insostenible, que hay que implementar fórmulas de "copago" y en algunos lugares ya están dando a los pacientes una factura simbólica con el coste del su tratamiento, todo un proceso gradual planificado para alcanzar el objetivo final: que la atención médica de calidad tenga que pagar.

El proceso equivalente que está sufriendo el mundo de la enseñanza resta algo más escondido en la opinión pública, pero también se está produciendo: la derrota del sistema público de enseñanza y su sustitución gradual por un sistema privado y orientado a satisfacer las necesidades empresariales. Si tuviera que resumir todo el proceso con una única expresión, ésta sería "autonomía de centro". Hace años, cuando salíamos de la dictadura fascista, los movimientos de renovación pedagógica utilizaban la expresión "autonomía de centro" para reivindicar una escuela democrática, gestionada por los docentes y las familias de los alumnos, y dirigida a dar una formación integral ya promover la igualdad social. Hoy, en cambio, la misma expresión, "autonomía de centro", ha adoptado un significado completamente diferente en manos de los actuales gestores de las políticas educativas: significa la gestión de los centros educativos con métodos empresariales, compitiendo entre sí por los recursos (ahora en Cataluña se prevé que las escuelas se puedan financiar alquilando sus instalaciones para actividades privadas y en algunas escuelas italianas ya se puede ver en las aulas publicidad de las empresas que han subvencionado material escolar). El objetivo final del proceso sería la pérdida de derechos laborales por parte del profesorado y la existencia de escuelas de diferente nivel y calidad en función de las características socio-económicas de su alumnado.

El siguiente artículo, "La educación del estado español, en crisis", publicado en la Revista Pueblos por Rosa Cañadel, sicóloga y profesora, hace un repaso de todo este proceso de transformación que está sufriendo el miundo de la enseñanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario