miércoles, 22 de diciembre de 2010

Carta publicada en el diario de la Rioja

22.12.2010 -
ALFONSO RUIZ ESCUDERO
En la segunda semana de diciembre, el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, acompañado del consejero de Educación, Luis Alegre, realizó una visita al CEIP San Francisco de Logroño. La impresión transmitida a los medios de dicha visita resultó, a mi modo de ver, un tanto idílica. Se transmitía una estampa de 'colegio de la integración' debido a que la casi totalidad de los alumnos son inmigrantes (de 18 nacionalidades diferentes) y de etnia gitana.
Sin embargo, cualquiera sabe que un colegio así no se puede poner como ejemplo de integración, sino que más bien va en la dirección contraria. ¿Cómo se va a conseguir esto desde un colegio en el que no hay niños autóctonos? ¿Cómo ha creado la Consejería de Educación un gueto de semejantes características y encima nos lo vende como un centro modélico?
Concentrando a la población inmigrante y gitana en un mismo centro no es la integración lo que se favorece. Más bien al contrario, a lo que se está contribuyendo con estas prácticas educativas es a la 'inserción' de estos colectivos, que es algo bien distinto, pues supone la inclusión en nuestra sociedad de grupos étnico-culturales que mantienen escasa comunicación con el resto de la población, que se cierran sobre sí mismos y que tienden a actuar desde la marginalidad y como grupos de presión. Es una lástima que desde la escuela no se trabaje realmente en la dirección de la integración. Estamos desaprovechando una gran oportunidad puesto que si los niños ven desde pequeños que en su entorno conviven gentes de diversa procedencia, más fácilmente sentirán rechazo hacia expresiones xenófobas y racistas.
Y esto también es enseñanza de calidad. La gran mayoría de los alumnos de ese centro no acaban la ESO. He trabajado como docente en el IES Sagasta, al que van cuando acaban la Primaria, y donde siguen juntos en una misma clase (continúa su no integración) y algo sé de la formación con la que llegan a la ESO estos alumnos, y lo que implica dar clase en ese 1º de la ESO que viene del San Francisco, de lo cual, entiéndaseme, no culpo de ninguna manera a los profesionales que trabajan en este colegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario