miércoles, 19 de enero de 2011

Acerca de la no concertacion de los centros que segreguen por sexo

SEXO

Arturo González (Público 15/1/11)

“Los colegios que segreguen por sexo no recibirán dinero público”, se recoge en el Anteproyecto de Ley de Igualdad de trato. ¡Al fin una buena decisión del Gobierno! Seguramente algunos de ustedes, yo entre ellos, vivieron su etapa escolar en colegios solo de niños y solo de niñas. Fue uno de los tantos horrores de nuestro pasado, que quieren recuperar los colegios más recalcitrantes en el conservadurismo religioso. Pero, eso sí, el dinero se lo quieren llevar, aunque nuestra Constitución diga que España es un estado aconfesional. Libertad religiosa, sí, exigen; pero libertad patrocinada.
Argumentarán estos ultramontanos que si en Inglaterra tal o en EEUU cual. Como siempre, seleccionando la crema de sus intereses, sin protestar por las demás condiciones establecidas en esos países, comenzando por las no subvenciones estatales. Ellos, a lo suyo, inventando menores rendimientos escolares o peligros de embarazos.

La separación de sexos es una atrocidad que conduce a ciudadanos reprimidos, elitistas y separadores a temprana edad del entendimiento entre los seres humanos. Es una falta de respeto hacia el otro sexo, dictada por los tiranos de la educación. Y una vuelta a que las niñas primero y las mujeres después acepten su papel de sumisas, y los niños y hombres sean los gallitos del corral. Y sobre todo es la recreación de unas generaciones tristes en las que, como siempre, el sexo es la quintaesencia del pecado. Nunca considerar que hombre y mujer puedan ser compañeros leales.

Naturalmente, todo ello irá acompañado de una formación “integral” para la vida. Para la vida que directores y padres quieren para que sus alumnos sean, por elevación, los mejores conductores sociales. Todo menos educar para la ciudadanía, eso que les produce alergia. Sí, aunque no lo crean, están ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario