jueves, 27 de enero de 2011

El Congreso aprueba un 4.º de ESO orientado a la FP o al bachillerato

Educación prevé implantar las opciones en septiembre del 2012

ALICIA RODRÍGUEZ DE PAZ - Madrid

Los alumnos podrán estudiar FP o bachillerato, sea cual sea la vía cursada

La receta de mayor flexibilidad en el sistema educativo para luchar contra el abandono, abanderada por el ministro Ángel Gabilondo, comienza a tomar forma. El Congreso dio luz verde y envió al Senado ayer el proyecto de ley que permitirá que el 4. º curso de la educación secundaria obligatoria (ESO) esté claramente orientado hacia el bachillerato o la formación profesional (FP). Esta separación de los alumnos no cierra en ningún caso la posibilidad de seguir cualquier estudio posobligatorio, "con independencia de la opción cursada".

Al igual que ahora, los alumnos del último curso de ESO deberán cursar educación física, educación ético-cívica, ciencias sociales, geografía e historia, lengua castellana y literatura y, en el caso de Catalunya, lengua catalana y literatura. Pero con esta reforma, Educación, "previa consulta con las comunidades autónomas", fijará qué grupos de otras materias están orientados a las distintas modalidades de bachillerato y cuáles hacia la FP. Los alumnos tendrán que elegir tres asignaturas de entre las fijadas para cada opción. A falta de su aprobación parlamentaria definitiva y del posterior desarrollo con las autonomías, desde el ministerio prevén que "con toda probabilidad" la implantación de las opciones en 4. º de ESO quedará para el curso 2012-13. Sea cual sea la opción escogida, que se debe ofrecer en todos los centros, los estudiantes que aprueben 4. º obtendrán el título de graduado en ESO.

Esta norma, introducida como complementaria a la ley de Economía Sostenible, plantea adelantar la edad general para entrar en los programas de cualificación profesional de los 16 a los 15 años. Señala que el certificado oficial con el número de años cursados que reciben los alumnos que finalmente no logran el título de ESO esté acompañado además del "nivel de adquisición de las competencias básicas".

El otro bloque de cambios tiene que ver con la FP. El texto introduce modificaciones para que sea más ágil el proceso de adaptación de los módulos formativos a la demanda del sistema productivo y, en especial, para facilitar que quienes acrediten su experiencia laboral acabar con un título académico. Se fija un procedimiento para que los centros que ahora imparten FP puedan ofrecer también formación para el empleo y se permite a los centros públicos tener acceso a financiación destinada a la formación para el empleo.

Para respaldar la FP on line, se abre la puerta a que esta enseñanza posobligatoria se oferte parcial o de manera completa a distancia, combinada con la enseñanza presencial. E incluso "concentrada en determinados periodos" al año, con el fin de facilitar el estudio y el trabajo u otras responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario