martes, 30 de agosto de 2011

Barcelona tolera guarderías privadas sin licencia por falta de plazas públicas

El Consistorio admite las irregularidades tras la demanda de un propietario


Un pacto no escrito permite que decenas de guarderías privadas de Barcelona sigan abiertas pese a carecer de la obligatoria licencia municipal. Sobre algunos de esos centros, que educan a niños de hasta tres años, pesan órdenes de cese de la actividad e incluso de precinto. Pero no se ejecutan porque la falta de plazas públicas que padece la ciudad pesa más que una situación de irregularidad administrativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario