jueves, 13 de octubre de 2011

Los profesores de Madrid convocan dos huelgas más

PILAR ÁLVAREZ - Madrid - 11/10/2011

Las movilizaciones de la enseñanza secundaria continúan en Madrid. Los cinco sindicatos más representativos del sector (CC OO, ANPE, CSIF, UGT y STEM) acordaron ayer dos nuevas jornadas de huelga en los institutos para los próximos 3 y 23 de noviembre. Han elegido fechas antes y después de la campaña electoral y los comicios del 20-N para "no influir" en el proceso, según indicaron. La convocatoria se suma al paro previsto el 20 de octubre y llega después de cinco huelgas respaldadas por más de la mitad de los docentes.

La pretensión de las movilizaciones es frenar los efectos de las instrucciones de inicio de curso, que la Consejería de Educación aprobó en julio y que amplían la jornada lectiva en los institutos de 18 a 20 horas semanales, lo que supone un recorte del profesorado interino (cerca de un millar, según Educación; 3.000, según las estimaciones de las centrales). Los docentes también tienen previstas otras movilizaciones, como concentraciones y encierros.

"Con estas fechas demostramos al Ejecutivo regional que nuestras peticiones no constituyen una movilización política", indicó ayer Paco García, de CC OO. "No queremos robar el protagonismo a los partidos, estaremos muy pendientes de los programas educativos que presenten", advierte Francisco Melcón, de ANPE, que llegó ayer a la reunión con la intención de no convocar más paros.

Contra las camisetas

La Comunidad de Madrid ha endurecido su postura en los últimos días. No convocará la mesa sectorial de educación (en la que debaten la consejería y las centrales sindicales) y no retirará las instrucciones, advierte. El PP madrileño avisó además de que hoy presentará ante la Agencia Tributaria una denuncia contra tres asociaciones en las que se venden las camisetas de la marea verde que se han convertido en un símbolo de la movilización. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, acusó en el Parlamento regional a las tres entidades (la federación de padres de alumnos, una plataforma educativa y una asociación de vecinos) de hacer un "negociazo" con la venta de estas prendas sin emitir facturas. Las camisetas cuestan cinco euros. Tanto los afectados como los sindicatos acusan al Gobierno madrileño de intentar lanzar "una cortina de humo" para desviar el debate educativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario