martes, 18 de diciembre de 2012

QUE LOS ÁRBOLES NO NOS IMPIDAN VER EL BOSQUE


En el enconado debate político sobre la LOMCE dos temas protagonizan la discusión y polarizan la contienda.
Uno, el modelo lingüístico caballo de batalla de la agria disputa CIU-PP. Al margen de ese escollo no hay discrepancias esenciales en  el resto del anteproyecto de ley.
Otro, el campo de encarnizado combate PSOE-PP sobre la supresión de la Educación para la Ciudadanía y el establecimiento de una asignatura dura alternativa a la Religión, demanda histórica de la Conferencia Episcopal. Un debate que sirve a ambos partidos  como mecanismo de diferenciación e identificación con sus sectores sociales afines, al tiempo que distrae la atención ocultando su coincidencia de fondo con la idea de mercado educativo y su seguidismo de las recomendaciones de las organizaciones supranacionales que lo propugnan.
Poco, y con la boca pequeña, se debate sobre los aspectos más lesivos de la LOMCE para la enseñanza pública: las medidas que se introducen para acelerar el proceso de mercantilización y privatización del sistema educativo. Hay que mirar con lupa en los medios de comunicación de masas para encontrar posiciones argumentadas sobre el sentido que tienen, los objetivos que persiguen y las consecuencias que traerán para la escuela pública. Casi nada se oye sobre: la consolidación y ampliación de la red de centros privados concertados; la dotación de una falsa autonomía de centros y su verdadero objetivo; la profesionalización de la dirección, la organización jerárquica de las escuelas y la eliminación de la gestión democrática; las evaluaciones-reválidas externas; los incentivos y financiación de los centros según sus resultados; la precarización y desregulación del profesorado; la privatización y externalización de servicios educativos, etc.
Y sin embargo ahí está la madre del cordero. Esas medidas son las piezas, los engranajes del mecanismo que harán avanzar la enseñanza en el camino que pretende  recorrer esta reforma.
No nos dejemos envolver por el ruido mediático. Reflexionemos y discutamos sobre el meollo de las propuestas-LOMCE y centremos en ellas el grueso de nuestras críticas y ataques.
J.A. BALBUENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario