domingo, 17 de marzo de 2013

EL SUSPENSO DE LOS MAESTROS



Leo con estupor una de las noticias publicada en EL PAÍS del pasado jueves: “Maestros suspensos en primaria. El 86% de los aspirantes a una plaza docente en Madrid no pasó la prueba de conocimientos”. Soy profesor de secundaria y en las últimas oposiciones a maestro convocadas en Madrid en 2011 fui presidente de uno de los tribunales de la especialidad de Inglés. Efectivamente, algunas de las respuestas de los candidatos eran esperpénticas, pero eso fue lo que permitía discriminar y que “los mejores” alcanzaran su objetivo. Sin embargo, no entiendo, en absoluto, el afán de la Administración educativa de nuestra Comunidad en denostar, una vez más, a sus propios trabajadores. ¿Acaso no se da cuenta de que la ciudadanía lo primero que pensará es que nuestros hijos están en manos de unos zotes, cuando en realidad es todo lo contrario? ¿Qué pretende con esto? ¿Todo para cambiar el acceso a la “condición de interino”? Además, si el 86% de los candidatos son unos Fray Gerundios de Campazas, ¿cree que con el 14% restante, de los cuales muchos tendrán su plaza como funcionarios, podrá cubrir las 11.000 plazas que necesita? ¿De dónde pretende, si no, sacar más maestros? ¿Tal vez contratando a personas no cualificadas de habla inglesa como ya está haciendo? Por favor, recapaciten y dejen de insultar a un colectivo que realiza una tarea ejemplar, dedicada, constante y, sobre todo, con un enorme respeto por nuestros niños.— Javier Alfaya Hurtado. Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario