jueves, 12 de septiembre de 2013

APADRINA A UN UNIVERSITARIO POBRE

El universitario pobre proveniente de una clase social con escasos o nulos recursos está en peligro de extinción, no porque deje de ser pobre sino porque deje de ser universitario. Las medidas políticas educativas del ministro Wert del gobierno del PP consistentes en brutales subidas de tasas y recorte de becas y ayudas al estudio endureciendo los requisitos para obtenerlas y mantenerlas están diezmando al colectivo. Para paliar el problema se está recurriendo a la caridad con propuestas de  "bolsas de donativos" que nos retrotraen  a los tiempos aquellos de "sienta un pobre en tu mesa o apadrina a un negrito".  Hay que rechazar estas propuestas aunque vengan cargadas de buenas intenciones y reclamar que se haga efectivo para todos el derecho a la educación y la igualdad de oportunidades. Lo que debemos exigir,como dice el Roto en una más de sus geniales viñetas,  es "enseñanza de calidad, no enseñanza de caridad".
En un artículo titulado" Universidad: la responsabilidad social frente a la caridad organizada" Enrique Javier Díez Gutiérrez analiza la situación en profundidad denunciando  que " El problema de fondo no sólo es que las políticas neoliberales y neoconservadoras se estén aplicando para excluir a buena parte de la población que fue incluida en los últimos treinta años en el sistema educativo universitario, sino que se está produciendo una mutación de la propia concepción de la Universidad pública como un derecho. Porque esta filosofía de la mezquindad apela al altruismo, frente al derecho. A la caridad volátil y discrecional de los donantes privados, frente a la responsabilidad de los poderes públicos. Como si de nuevos pobres se tratara, los estudiantes tendrán ahora que pasar la gorra y pedir limosna si quieren estudiar".
Leer el artículo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada