martes, 12 de abril de 2011

Una incipiente inmigración pone a prueba la excelencia finlandesa

La escuela más admirada del mundo debe atender a una sociedad cada vez más heterogénea - El país sigue confiando en el pilar de su éxito: los buenos maestros


"En estos días, multitud de padres españoles se afanan en elegir un colegio para su hijo. ¿Cuál es el mejor de la zona? ¿Cuántos puntos son suficientes para entrar (por cercanía, renta)? ¿Es mejor uno público o uno concertado? Las consultas se multiplican para intentar acertar. En Finlandia, sin embargo, el éxito educativo (siempre ha estado en los primeros puestos en el informe PISA) se hace patente en que la inmensa mayoría de los progenitores no se preocupa por eso; simplemente, llevan a su hijo al centro más cercano. Primero, porque solo existe la escuela pública (hay apenas un 3% de centros concertados), pero también porque confían en que cualquier colegio les dará una gran calidad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario