lunes, 18 de julio de 2011

Enemigos de lo público

Que una profesora haya sido sancionada por llevar una camiseta con un eslogan en defensa de la educación pública puede parecer surrealista o, al menos, contradictorio, porque la administración que lleva a cabo la sanción dedica multitud de recursos económicos a propaganda para difundir las bondades de la alta calidad de la enseñanza que reciben los alumnos.

El eslogan reza: “Escuela pública de todos para todos”. Analicemos qué pudo molestar al director del área territorial de Madrid, Bonifacio Alcañiz, de esta frase. La primera parte no parece cuestionable a no ser que el inconsciente de don Bonifacio dé por privatizada la enseñanza en un delirio onírico. Debe de ser la segunda, “para todos”, donde entran en conflicto la camiseta y la autoridad competente. Tal vez entienda el director que se trata de un imperativo y quiera izar la bandera de la libertad de elección, y con ella la defensa de la derivación de recursos públicos hacia centros concertados y privados, muchos de ellos de imposible acceso para la economía de la mayoría de las familias madrileñas.

A lo mejor ha entendido don Bonifacio que no se deben portar símbolos en los medios docentes, pero sorprende entonces que su Administración convierta esos espacios en infraestructura hostelera con motivo de la visita de un líder religioso.

Y ya que hablamos de sanciones, podrían atender, de una vez, las numerosas denuncias de la práctica generalizada de cobro de dinero a las familias en colegios que lo tienen terminantemente prohibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario