martes, 20 de septiembre de 2011

EL MSEPR APOYA LAS MOVILIZACIONES DEL PROFESORADO

ROMPIENDO UNA LANZA A FAVOR DEL PROFESORADO

Ha comenzado el curso escolar y las últimas medidas de recorte, y las que se teme que aún están por venir, han hecho estallar el conflicto poniendo en pie de guerra al profesorado porque la situación de la enseñanza pública se ha vuelto insostenible.

Hace ya unos cuantos años que los “mercados” ( eufemismo para designar a las grandes corporaciones multinacionales) tienen puesto su punto de mira en los servicios públicos, especialmente en la educación. Es un sector donde hacer suculentos negocios, cifrados en 2 billones de € , por lo que vienen propugnando su mercantilización y privatización. Y a fe que han encontrado buenos aliados y valedores en los gobiernos de cualquier signo de los países de la OCDE que siguen casi al pie de la letra sus recomendaciones.

Pero la privatización de la enseñanza que reclaman no se consigue de la noche a la mañana. Hay que vencer resistencias de quienes se oponen y sobre todo ganar para la causa la opinión y las voluntades de una buena parte de la poblacion.

A ganar la opinión pública haciéndola creer que los servicios públicos son de mala calidad y de un coste insoportable para el erario público y para los contribuyentes se han dedicado a fondo durante los últimos 20 años. Años y años de machaqueo constante, de desprestigio de todo lo público y ensalzamiento de todo lo privado. El axioma de que una mentira miles de veces repetida acaba pareciendo verdad parece haberse cumplido una vez más. Hoy todo lo público es percibido como malo e ineficiente y todo lo privado como excelente y eficaz.

Conquistado el campo de la opinión es el momento de pasar a una nueva fase en sus propósitos. La excusa de la crisis y la coartada de la necesidad de los recortes en el gasto público es la ocasión pintiparada de proceder al desprestigio y acoso de los funcionarios públicos. Así en la enseñanza se ha orquestado una campaña contra los docentes de la escuela pública a los que se presenta como los culpables de la mala calidad de la enseñanza, y se les acusa de ser unos privilegiados por el mero hecho de tener un trabajo fijo y unos insolidarios por no querer arrimar el hombro en tiempo de crisis.

Si la campaña tiene éxito y se doblega a los rebeldes , el camino de la privatización quedará expedito para aplicar las más duras políticas educativas neoliberales que contribuirán a la merma de la calidad de la enseñanza pública y a su posterior desmantelamiento.

Por eso es necesario, ahora, romper una lanza a favor del profesorado y ponerse a su lado porque hoy son el último bastión de resistencia y movilización contra unos recortes que trascienden el mero campo profesional y sindical y afectan directamente a la calidad de la enseñanza que se impartirá en las aulas.

Los padres y madres y los estudiantes de la enseñanza pública no pueden ponerse en contra, ni permanecer al margen de las reivindicaciones planteadas. Una visión del conflicto como meramente corporativo sería de una miopía espantosa, rayana en la ceguera. Deben ser conscientes del peligro de deterioro que corre la educación pública y a través de sus organizaciones buscar la manera de confluir con el profesorado, apoyarlo y acompañarlo en sus reivindicaciones y movilizaciones.

No es el momento de dejarse engañar por las afirmaciones demagógicas de algunos responsables políticos. Los recortes que ahogan la enseñanza pública no son el remedio para salvarla como pretenden hacernos creer. Es el momento de hacer piña para decir basta a los recortes en la enseñanza pública mientras el dinero público sigue fluyendo a raudales hacia la enseñanza concertada.

La enseñanza pública se encuentra en una encrucijada y la comunidad educativa de sus centros no tiene otra opción que la de unirse en defensa de sus profesores porque , en última instancia, se trata de defender el sistema educativo público y nadie puede pensar que la calidad de la enseñanza no se resentirá. Defender hoy al profesorado, poniéndose a su lado, apoyándolo y sumándose a sus movilizaciones es defender el futuro de la escuela pública.

Desde el Movimiento Social por la Enseñanza Pública Riojana ( MSEPR), conscientes de que el ataque al profesorado es un ataque más a la enseñanza pública, mostramos nuestra solidaridad con el colectivo docente y nuestro apoyo a cuantas medidas de fuerza decidan tomar en defensa de sus reivindicaciones.

(Artículo enviado a Tribuna de Rioja y no publicado)

No hay comentarios:

Publicar un comentario