martes, 20 de diciembre de 2011

Una puerta de entrada a la concertación del bachillerato

 Separar un año antes
J. A. Aunión - Madrid - 20/12/2011
Alargar a tres cursos el bachillerato (ahora tiene dos) quitándoselo a la ESO (que ahora tiene cuatro), pero manteniendo la escolarización obligatoria hasta los 16 años. Ese es el complicado encaje de bolillos que propone desde hace casi dos años el PP para la escuela y que significa que en el último curso de la educación obligatoria (de 15 a 16 años) los chicos que no hayan repetido están forzados a empezar bien 1º de bachillerato, bien 1º de Formación Profesional (que tiene dos cursos).
El debate sobre si dos años de bachillerato son insuficientes para que los jóvenes lleguen bien preparados a la Universidad lleva vivo muchos años. Sin embargo, la iniciativa del PP, que implicaría cambiar la actual ley educativa e importantes dificultades organizativas (¿para qué les sirve un último curso que no lleva a ningún sitio a los que dejen el instituto a los 16 años?, se preguntan muchos), lleva consigo también la idea de separar un año antes a los alumnos con mejores resultados académicos de los peores (que irán a la FP), algo recurrente en el discurso educativo del PP.
Ayer, Rajoy no aclaró detalles sobre ese cambio, por eso en la comunidad educativa cundió el desconcierto y la frase más repetida fue: habrá que ver los detalles...
Sin embargo, desde el PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba asumió que la propuesta era de hacer tres cursos de ESO y otros tantos de bachillerato, y Rajoy no le corrigió. Así, Rubalcaba reprochó que el cambio equivale a "poner todo patas arriba" la secundaria y que puede abrir la puerta a extender los conciertos educativos a todo el bachillerato: si 1º entra en la edad obligatoria, deberá ser gratuito para los alumnos, no solo en la escuela pública, y si se ha de subvencionar 1º, sería casi obligado extenderlo a 2º y 3º.

No hay comentarios:

Publicar un comentario