sábado, 8 de diciembre de 2012

NO AL VOLUNTARIADO EN LOS CENTROS PÚBLICOS


De un tiempo a esta parte, en coincidencia con estos años de crisis y recortes generalizados, están proliferando “proyectos pioneros”, según los califican sus mentores, responsables educativos de las CCAA que los proponen.
Vienen de la mano de Fundaciones, Asociaciones “sin ánimo de lucro”, ONGs, voluntariado, etc., y  no dejan de sorprendernos por lo descabellados que parecen.
Empezó Madrid con el programa “Empieza por educar” de la fundación del mismo nombre de Patricia Botín. Siguió Extremadura con la peregrina propuesta de poner a los jubilados a realizar tareas docentes. Recientemente se incorporó a la rueda Aragón con la ocurrencia de que los universitarios no titulados hicieran prácticas en los centros a cambio de créditos,  programa gestionado por una ONG. Ahora es Castilla La Mancha la que anuncia otro proyecto “pionero” proponiendo que los graduados de Magisterio puedan hacer prácticas no remuneradas de 200h. (veinte semanales) en centros educativos de la región entre el 14 de Enero y el 22 de Marzo, con las que obtener 25 créditos a hacer efectivos para las oposiciones de Julio.
En todos los casos se presentan como medidas para mejorar la enseñanza y tienen un denominador común, se presentan en un contexto de despido masivo del colectivo del profesorado interino y de deterioro de la enseñanza pública que están convirtiendo en un erial.
Estas ocurrencias para ahorrar dinero por descabelladas que puedan parecer persiguen un objetivo de fondo: disponer de mano de obra gratuita que venga a sustituir en algunas funciones al trabajo docente asalariado. Al mismo tiempo se trata de convertir el campo educativo público en un ámbito abierto a la beneficencia para su subsistencia.
En consecuencia no deberíamos tomarnos a broma estas ocurrencias por muy surrealistas que parezcan. Hay que plantarse en los centros y rechazar con rotundidad estos proyectos pioneros ahora que aún están en fase incipiente y son voluntarios. No vaya a ser que con el argumentario de su éxito y aceptación sus impulsores traten de generalizarlos.
No podemos consentir que se elimine el trabajo asalariado con el despido de miles de interinos al tiempo que se introduce paulatinamente un voluntariado que, en este contexto, es simplemente una indecencia.
J.A. BALBUENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario