miércoles, 21 de julio de 2010

El sistema educativo echa de clase a los repetidores

Un informe revela que el 88% de los alumnos que fracasan en la ESO deja los estudios.
La rigidez del marco escolar y el débil modelo productivo lastran la formación de los jóvenes

Los repetidores de curso acaban dejando los estudios. Esta afirmación es un lugar común para cualquier director de instituto medianamente informado pero es la clave para entender por qué la educación en España languidece en las estadísticas de la Unión Europea. El estudio Fracaso y abandono escolar en España de la Fundación La Caixa revela que la rigidez de la ESO y el Bachillerato empobrece la formación de los jóvenes. La conclusión se extrae tras analizar 850 expedientes de alumnos que fracasaron en sus estudios.
Un 88% de los chicos que llevan algún año de retraso en Secundaria no prosigue con sus estudios, advierte el informe. "Las repeticiones son la gran perversión del sistema educativo. En los mejores países de Europa no se repite curso salvo en casos muy excepcionales. Es obvio. El repetidor no gana nada y son muy pocos los que consiguen salir adelante después", explica el catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca Mariano Fernández Enguita.
El diagnóstico del estudio es compartido por el Ministerio de Educación, que estudia desde hace años cómo hacer el sistema más flexible. Desde la época de Mercedes Cabrera como ministra, en 2006, el Gobierno ha promovido modificaciones que ayudan a los malos estudiantes a seguir adelante en el Bachillerato y en la FP de Grado Medio (entre 16 y 18 años).
Cabrera trató, sin éxito, de cambiar con un decreto el paso de curso en Bachillerato. Y su sucesor, Ángel Gabilondo, se ha marcado como objetivo una reforma de la Ley Orgánica de Educación negociada en el Parlamento. Los sectores conservadores siempre han criticado estas iniciativas, pero las estadísticas internacionales no engañan. "Los informes que miden el rendimiento escolar, como el PISA de la OCDE, detallan diferencias pequeñas que en abandono y fracaso escolar se hacen enormes. Es decir, los problemas son estructurales", concluye Fernández Enguita.
Datos de optimismo
Además de la rigidez del sistema, otros defectos que contribuyen al futuro abandono escolar se manifiestan desde Primaria, donde un 10% de los alumnos ya acumula algún curso de retraso. En estos casos, se trata de falta de motivación en los niños. No obstante, hay datos que aportan optimismo: el porcentaje de alumnos que completa un nivel medio de estudios ha crecido un 11% en los últimos 15 años.
Las tasas de fracaso escolar y de abandono rondan el 30% en España, el doble de la media de la UE. El informe de la Fundación La Caixa aporta un puñado de causas. "El absentismo tanto fuera como dentro de clase, el difícil cambio de Primaria a Secundaria y la formación de los padres son determinantes", destaca el sociólogo de la Universidad de Salamanca Luis Mena.
En opinión de Mena, el análisis de los 850 expedientes académicos desmonta algunos tópicos. Los alumnos que repiten curso no son especialmente conflictivos en clase y sus familias sí están implicadas en su formación. "El cambio de centro, del colegio al instituto, es un elemento influyente en estos fenómenos y nunca suele ser tenido en cuenta para explicar por qué los alumnos fracasan", advierte Mena.
El análisis de los datos por autonomías alerta sobre las desigualdades según el entorno laboral. En comunidades ricas como el Comunitat Valenciana y Balears, el porcentaje de abandono escolar está por encima del resto. "La oferta de empleo fácil no cualificado dificulta la permanencia en el sistema de los jóvenes", dice el informe. Un entorno laboral cimentado en el turismo y la construcción empuja a los jóvenes a trabajar sin formación. La consecuencia, en época de crisis, es una masa de más de un 50% de parados que apenas cuenta con la formación obligatoria en su currículo.
"En estos casos, el abandono no se vive como algo negativo sino como el acceso a la madurez, a una identidad plena tradicionalista que lleva al sector masculino al trabajo y al sector femenino a formar una familia", explica Fernández Enguita. Este sociólogo sostiene que el avance hacia la sociedad de la información ha provocado que la escuela "compita por ser la puerta del conocimiento. Ha perdido el monopolio y el atractivo para las nuevas generaciones".

Niños repetidores con sólo 10 años :10% acumula retrasos desde la infancia
De los alumnos que finalmente abandonan los estudios, un 88% ya ha repetido algún curso. De hecho, a los 10 años, uno de cada diez alumnos no está en el curso que le corresponde por su edad.

28% con problemas de disciplina
Pese a lo que podría parecer, sólo un 28% de los alumnos que abandonan sus estudios de manera prematura tiene problemas disciplinarios. El principal problema registrado en los expedientes analizados está relacionado con el absentismo dentro y fuera del aula.

Público.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario